Separación judicial: plazo y requisitos para solicitarla

Cuando dos personas atraviesan una crisis de pareja y no es posible llegar a un entendimiento, existen dos soluciones desde el punto de vista legal: el divorcio y la separación. Esta última es la que vamos a detallar ahora.

En qué consiste la separación legal

La principal diferencia entre esta figura y el divorcio es que la separación legal no disuelve el vínculo entre los cónyuges, por lo que si estos se reconcilian no tendrían que volver a casarse. Por este motivo los abogados de divorcios recomendamos esta opción como una posible forma de resolver las crisis de pareja.
Para que la separación tenga efecto se tiene que poner en conocimiento de un Juez, pues de lo contrario solamente podemos hablar de una separación 'de hecho', que no tendría repercusiones jurídicas.

Plazo para separarse o divorciarse

En el Código Civil se establece un plazo de 90 días (a contar desde la boda) para que los cónyuges puedan iniciar los trámites de separación o divorcio. Frente a este plazo tenemos una excepción: cuando se acredite la existencia de un riesgo para la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral o libertad e indemnidad sexual del cónyuge demandante o de los hijos de ambos o de cualquiera de los miembros del matrimonio.

Más allá de este plazo no existe ningún otro requisito para pedir la separación , ya que el Código Civil no exige que se de ninguna causa concreta. Sencillamente los cónyuges podrán iniciar el trámite directamente, incluso aunque uno de los dos no estuviera de acuerdo.

Consúltenos
Es muy importante poner estos casos en manos de un abogado especializado en la materia, para que estudie nuestro caso de manera personalizada y nos oriente. Si quiere más detalles solo tiene que pedir una cita previa con nuestro Despacho de Zaragoza. Una vez tengamos todos los datos podremos presentar la demanda y redactar la propuesta de Convenio Regulador. No lo dude: podemos ayudarle.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE